Asma por Ejercicio

Al practicar ejercicio algunas personas pueden presentar asma o “broncoconstricción”. Esto es que se presenta un estrechamiento de las vías respiratorias, lo que resulta extenuante para el que hace ejercicio. Pierde el aliento, tiene sibilancias y tos entre otros síntomas.

La broncoconstricción no es la causa real de la presencia del asma, y puede presentarse durante el ejercicio y después de practicarlo y prolongarse por una hora o más si no se recibe tratamiento.

Entre los signos por el asma se presenta tos, silbido de pecho o al respirar, la opresión del pecho, fatiga y menor rendimiento atlético.

Los síntomas pueden empeorar si además se presenta dificultad para respirar o sibilancias en aumento, lo que puede poner bajo una condición grave a la persona.

En qué momento visitar al médico en Alergia e Inmunología

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que en mundo existen alrededor de 235 millones de pacientes con asma.

Como hemos mencionado en otros artículos el asma es una enfermedad que presenta ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que pueden ser severas y con frecuencia, y que se describe como una enfermedad crónica. Los eventos de falta de aire, pueden presentarse varia veces al día, a la semana o al hacer ejercicio o por la noche.

Entendemos que un ataque de asma es la inflamación de los bronquios y su estrachamiento de las vías respiratorias dónde se disminuye la entrada de aire a los pulmones.

Personas con problemas de asma bronquial tienen como causa el ser alérgicos, puede ser al ácaro del polvo, a los pólenes en el aire, hongos, entre algunos.

Ellos son por tanto más sensibles, por ser alérgicos; y sus vías respiratorias reaccionan a diversos estímulos, como por ejemplo el ejercicio físico o deporte.

Es importante destacar que en un 80% de los niños con asma presentan síntomas asmáticos cuando hacen deporte. El aire frío y seco, la respiración de prisa, superficialmente y a través de la boca. El aire que llega a sus pulmones carece de efectos de calor y humedad propios cuando se respira más lentamente y a través de la nariz, sería el desencadenante para presentarse el asma. Algo similar al humo del tabaco para algunos asmáticos.

Las personas que no han padecido asma sin ejercicio pueden presentar broncoconstricción. Esto ocurre en el 20% de la gente que no padece asma, motivo por el cual este trastorno a veces se conoce como “broncoconstricción inducida por el ejercicio” (BIE), más que como “asma inducida por el ejercicio” (AIE). 1

Las razones de la presencia de la  broncoconstricción inducida por el ejercicio pueden ser variadas y pueden presentarse por varios procesos biológicos involucrados que manifiestan inflamación y exceso de mucosidad después de un ejercicio intenso.

Personas con presencia de asma, presentan con mayor frecuencia asma al practicar ejercicio, así como atletas profesionales.

Otros factores pueden contribuir a que se presente broncoconstricción, como es la contaminación del aire o smog, aire seco, aire frío, cambios bruscos de temperatura, cloro en piscinas, uso de químicos en general y en pulidoras de hielo, actividad física que requieren respiración profunda como la práctica de maratones, jugar futbol, etc.

La importancia de consultar a su médico resulta muy relevante para poder controlar una enfermedad a tiempo. Por ello la broncoconstricción por ejercicio que no se trata puede ocasionar no solu un buen desempeño físico, también ausentismo laboral o escolar, dificultad respiratoria grave o que pone en riesgo la vida al no poder mitigar la fatiga.

1.  Rady Children’s Hospital-San Diego

Spread the love

Deja un comentario