La vacunación infantil comienza desde el nacimiento y se extiende durante los primeros años de vida. Es fundamental para proteger a los niños de enfermedades que pueden ser graves o incluso mortales.

  • Al nacer: Se administra la vacuna contra la hepatitis B.
  • 2 meses: Inicio de vacunas como la pentavalente (DTP, Hib, hepatitis B), polio, rotavirus, y neumococo.
  • 4 meses: Segunda dosis de vacunas como pentavalente, polio, rotavirus, y neumococo.
  • 6 meses: Tercera dosis de algunas vacunas y primera dosis de la vacuna contra la influenza, que luego se recomienda anualmente.
  • 12 meses: Primera dosis de la vacuna MMR (sarampión, rubéola, parotiditis) y varicela.
  • 18 meses: Refuerzo de vacunas como DTP y polio.

Las vacunas se siguen administrando a lo largo de la niñez para reforzar la inmunidad y proteger contra enfermedades adicionales.